CRAI en la Universidad Cardenal Cisneros

Centro de recursos para el aprendizaje y la investigación en la escuela universitaria Cardenal Cisneros de Alcalá de Henares (Madrid)

El CRAI se inspira en la imagen de un libro abierto para invitar, con su fachada principal, a entrar a través de un paño acristalado que recorre todo el volumen desde la azotea, estrechándose hasta el acceso en planta baja.  Una gran alfombra roja recoge desde el ágora a los visitantes hasta su interior, donde en el atrio emerge el muro rojo de instalaciones.

Este edificio ha sido diseñado tanto en su volumetría como en sus sistemas constructivos a partir de tres axiomas medioambientales.

  1. Reducción de la demanda: Empleo de grandes aislamientos en la envolvente, diseño de huecos y protecciones solares según orientación.  Uso del muro sur como acumulador de energía radiada.  Dos volúmenes diferenciados por su demanda.
  2. Dotación de energía casi exclusivamente geotérmica y con su sistema inercial: 18 pozos de 110 metros de profundidad que abastecen de energía a dos bombas de calor geotérmicas. Tratamiento previo del aire de renovación con un pozo canadiense que atempera entre 5 y 7 ºC antes de su entrada al edificio.  Empleo de sistema inercial a partir de suelo radiante.
  3. Principio de sostenibilidad:  Posibilidad de recuperación de aguas de lluvia y grises.  Reutilización de las tierras extraídas para la realización de morteros, gravas y elementos de jardinería.  Costes de construcción reducidos gracias a sistemas industrializados.

El edificio es considerado “Passive House” y cuenta con una calificación energética A

2º Premio a la mejor actuación de Geotermia en la Comunidad de Madrid